La industria europea de bioplásticos acusa a la Comisión Europea de favorecer el uso de plásticos de origen fósil sobre los biológicos

BioEconomía.European Bioplastics (EUBP), miembro de la EUBA, dijo que, junto con otras organizaciones, aportó una experiencia significativa, que no cree que se haya tenido plenamente en cuenta en la metodología publicada.

El Director Gerente de EUBP, Hasso von Pogrell, declaro que “Junto con otras industrias de base biológica, apoyamos los LCA como un instrumento valioso para medir la sostenibilidad ambiental. Desafortunadamente, el enfoque del CCI en este estudio carece de elementos importantes que son cruciales para una evaluación comparativa justa de los plásticos de origen biológico y fósil. Como resultado, favorece claramente a los plásticos convencionales fabricados a partir de recursos fósiles».

Según EUBA, la normativa va a contramano del compromiso de la UE de reducir su dependencia de materias primas de origen fósil, los objetivos establecidos por el Pacto Verde Europeo y el compromiso general de volverse climáticamente neutral para 2050.

El aspecto más problemático de la nueva metodología, según la declaración de la EUBA, es su omisión del valor agregado del secuestro de carbono biogénico. Enfatiza un beneficio clave de los productos biológicos, que no debería pasarse por alto en un LCA efectivo, que es eliminar el carbono de la atmósfera y secuestrarlo en productos, mitigando su impacto en el clima.

Lectura sugerida

https://youtu.be/V_M2FYEe2t8

Lignode, el material biológico premiado por su alto valor agregado que ya se está utilizando en la fabricación de baterías de iones de litio

diciembre 1, 2021

von Pogrell afirmó que «Recomendamos encarecidamente que se incluya la absorción de carbono biogénico como parte obligatoria de cualquier LCA comparativo».

La EUBA agrega que el informe establece comparaciones injustas entre los plásticos de origen fósil y los bioplásticos, ya que el primero ha experimentado alrededor de 60 años de desarrollo continuo en términos de extracción de materias primas, producción, conversión, logística y opciones de final de vida útil, mientras que el este último se encuentra solo al comienzo de su curva de madurez. La metodología del CCI supuestamente no tiene en cuenta cómo comparar los plásticos de origen fósil y los de origen biológico sin sesgos, con la posible consecuencia de inhibir la innovación para la industria de los bioplásticos.

La metodología da como resultado «una inclusión inconsistente de efectos indirectos» y «diferentes cargas de la prueba», según la coalición.

Por ejemplo, los plásticos de origen biológico deben adherirse más estrictamente al cambio de uso de la tierra (ILUC) que los plásticos de origen fósil, y la metodología no reconoce mejoras en las prácticas agrícolas, como la absorción de carbono del suelo a través de una gestión mejorada.

La EUPA afirma que tales efectos indirectos positivos requieren que se incluyan pruebas en las LCA, mientras que no se requieren pruebas de los efectos indirectos negativos de los materiales de base biológica, cuya inclusión el CCI respalda. Mientras tanto, los efectos indirectos negativos de los plásticos de origen fósil son aparentemente «descartados explícitamente» por el CCI.

Lectura sugerida

Empresas francesas crean los paneles fotovoltaicos del futuro: producidos con materiales biológicos y 100% reciclables

Empresas francesas crean los paneles fotovoltaicos del futuro: producidos con materiales biológicos y 100% reciclables

noviembre 25, 2021

Además, cuando se discuten temas como la biodiversidad en la metodología, la EUPA dice que esta se enfoca en los procesos de producción agrícola de bioplásticos, ignorando el vínculo entre las emisiones de carbono fósil y el cambio climático, que, a su vez, tiene un impacto significativo en la biodiversidad.

En cuanto a la presentación de datos, los sistemas de producción de base biológica aparentemente están asociados con requisitos detallados. Nuevamente, los sistemas basados ​​en fósiles tienen, según la EUPA, desproporcionadamente menos requisitos en esta categoría, donde el CCI considera aceptables los conjuntos de datos promedio de la industria. Una desigualdad similar parece evidente en los requisitos de datos de suministro de materias primas, con esquemas completos de certificación de materias primas que se utilizan para la producción de plásticos de origen biológico, mientras que la EUPA argumenta que no existe un marco de este tipo para los plásticos de origen fósil.

La opinión de la EUPA es que el LCA debe realizarse a nivel de flujo de residuos, en lugar de a nivel de producto. En la actualidad, la metodología del CCI presuntamente pasa por alto las realidades del final de la vida. Todas las opciones de reciclaje, incluido el reciclaje orgánico, deben tenerse en cuenta para «representar de manera equitativa y correcta la infraestructura de desechos existente y potencial futura», afirma la coalición. También advierte contra el uso obligatorio de ponderación en los LCA.

En general, la EUPA dice que la metodología LCA de la UE carece de “una visión para el futuro, ya que el papel fundamental de los bioplásticos en la construcción de una economía basada en el carbono renovable es, de facto, ignorado”.

Según von Pogrell: “Los plásticos son esenciales para la vida moderna. Tenemos la opción de decidir si queremos continuar obteniendo el carbono necesario para los plásticos a partir de recursos fósiles, o si apuntamos a una transición hacia la obtención de este carbono necesario de la atmósfera”

La EUPA concluye que considera que la metodología LCA del CCI “no es adecuada para comparar los plásticos de base biológica con los plásticos convencionales de origen fósil”. Por lo tanto, insta a la Comisión a que revise la metodología de la LCA y, mientras tanto, deje de difundir información sobre la LCA para evitar un impacto adverso en el progreso actual de la UE en sus iniciativas de sostenibilidad.

La dificultad de comparar materiales de base biológica con materiales de base fósil es un desafío continuo para la industria del plástico. Por ejemplo, este año, Coca-Cola anunció que está desarrollando una botella 100% vegetal como alternativa al PET, pero el ingeniero de polímeros y especialista en ciencia de materiales de SPRING, Mario Grimau, explica que la «asimetría» de los LCA hace que sea difícil predecir completamente si la botella de base biológica es realmente mejor para el medio ambiente.

A principios de este mes, Appleyard Lees publicó datos sobre la actividad mundial de patentes que sugiere un renovado interés en el desarrollo de bioplásticos después de un pico inicial en 2003, una tendencia también respaldada por la Oficina Europea de Patentes (EPO). A medida que las tecnologías se expanden y las empresas comienzan a tomar decisiones sobre el futuro desarrollo sostenible, parece que una forma de comparar con precisión los plásticos de origen biológico y fósil será cada vez más importante, y quizás también difícil de alcanzar.

La industria europea de bioplásticos acusa a la Comisión Europea de favorecer el uso de plásticos de origen fósil sobre los biológicos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: